sábado, 13 de mayo de 2017

Exhumar al dictador

Los titulares han sido rotundos: “El Congreso de los Diputados aprueba sacar el cuerpo de Franco del Valle de los Caídos”. Por desgracia, la realidad es un poco menos bonita. Es cierto que el otro día se aprobó por mayoría amplísima (1) una propuesta del Grupo Parlamentario Socialista para, entre otras cosas, exhumar la mojama del dictador y sacarla del valle. Sin embargo, no se trata de algo que tenga efectividad.

Lo que aprobó el otro día el Congreso fue una proposición no de ley (PNL). Las PNL son mociones por las cuales la cámara toma una postura concreta sobre temas de lo más variado. En el mismo documento donde consta la que se aprobó anteayer aparecen otras muchas propuestas: se pide que el Congreso se pronuncie sobre un impuesto solidario a los bancos, sobre el servicio de aguas en la presa de La Loleta, sobre los centros de atención directa del IMSERSO, etc. El núcleo del asunto es que las PNL no son obligaciones: que se apruebe una PNL simplemente significa que el Congreso da una opinión oficial sobre un asunto y pide a otro órgano (normalmente al Gobierno) que haga algo al respecto. El órgano destinatario puede hacerle caso o no.

En este caso, la PNL iba sobre memoria histórica. La verdad es que es un asunto que quema, y que tiene que molestar bastante a la poca gente de izquierdas que quede en la directiva del PSOE. La Ley de Memoria Histórica era una norma avanzada, que resolvía cuestiones que llevaban abiertas desde la Transición y que satisfacía moderadamente a los hijos y nietos del bando vencido. El PP, por supuesto, se pronunció rabiosamente en contra, y durante años todo su entorno se dedicó a ladrar tonterías acerca de que era una ley ideológica (2) y que abría heridas.

Y luego, el PP llegó al Gobierno. Pese a que en la legislatura 2011-2015 contaba con mayoría absoluta, no habría quedado bien abolir la ley. Hicieron algo mejor: se limitaron a ahogarla. Cortaron el grifo económico, cerraron oficinas especializadas y convirtieron a la norma en un vegetal inútil. Ahora, aunque no estén en mayoría absoluta, tampoco se les puede obligar a gastar dinero en el tema: la Constitución permite al Gobierno vetar cualquier proposición que implique aumento del gasto público, por lo que no se puede dotar de dinero a una partida contra la voluntad de Rajoy.

De ahí la PNL. Lo que ha saltado a los titulares es lo de la exhumación del cadáver de Franco, pero en realidad el Congreso le pide al Gobierno un montón de cosas. Destaco las siguientes:

  • Volver a dotar las partidas presupuestarias dedicadas a la memoria histórica. Ésta es, evidentemente, la primera solicitud.
  • Tomar un papel activo en la localización de fosas comunes e identificación de los cadáveres. Se propone también crear bancos de ADN con urgencia, puesto que muchos de los familiares de las personas desaparecidas durante la guerra tienen una edad muy avanzada. 
  • Reabrir la Oficina de Ayuda a Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, que, hasta que la cerraron por falta de presupuesto, era el órgano que coordinaba el asunto.
  • Impulsar la retirada de los símbolos que exaltan la sublevación militar, la guerra o la dictadura.
  • Ampliar el reconocimiento de la nacionalidad española a personas que la perdieron a causa del conflicto.
  • Elaborar un censo completo de obras realizadas con trabajos forzados de presos políticos, y colocar placas que homenajeen a éstos.
  • Cortar las subvenciones a las organizaciones que ensalcen a Franco.
  • Valorar la declaración de nulidad de las condenas dictadas por tribunales penales franquistas contra quienes defendieron la legalidad.

Como puede verse, estamos ante una amplia batería de medidas que afectan a casi todas las materias. Ya casi puedo oír a los de siempre soltar la chorrada suprema: “es que, con la crisis que estamos viviendo, esto no es prioritario”. Es una queja absurda. Claro que no es prioritario. Si fuera prioritario se habría hecho en 1978. Tomar medidas contra la exaltación del franquismo cuarenta años después de que se muera Franco no habla precisamente de un tema prioritario. Pero es importante para recuperar un poco de normalidad democrática.

Evidentemente, la cuestión más discutida es la que se refiere al cadáver de Franco. La PNL la plantea en los siguientes términos: “dar cumplimiento preferente a la exhumación de los restos de Francisco Franco y su traslado fuera del Valle de los Caídos, así como a la exhumación de los restos de José Antonio Primo de Rivera para su reubicación —en su caso— en un sitio no preeminente del edificio”. O sea, sacar a Franco del valle y a Primo de Rivera del edificio.

A mí, la verdad, me parece una medida tibia. Creo que ambos cuerpos deberían ser incinerados y sus cenizas destruidas. Nada de traslados, de enterramientos en otro lugar o de pleitos por los restos: fuego y a correr. ¿Me excedo? No lo creo. Es una cuestión de salud democrática. Una democracia no debería facilitar que los nostálgicos del anterior régimen dictatorial tengan lugares a los que peregrinar.

El Valle de los Caídos se llena todos los años de señores calvos con tendencia a levantar la manita derecha por una única razón: es el lugar donde están enterrados el dictador y su ideólogo. Si movemos las tumbas a otro lugar, no hacemos más que cambiar el problema de sitio. ¡Que el fuego lo arregle! Si los nostálgicos quieren peregrinar, que se busquen la vida, como esos tristes nazis alemanes que se van al aparcamiento berlinés bajo cuyo hormigón está sepultado el bunker de Hitler. El Estado tiene la obligación de, al menos, no dejárselo en bandeja.

También tengo bastantes dudas sobre la posibilidad de convertir el Valle en un símbolo de reconciliación, que es otra cosa que se solicita en la PNL. Se menciona un informe de expertos emitido en 2011, al cual se pide dar cumplimiento. El informe está lleno de buenas intenciones: detener el deterioro del conjunto, reinterpretar los símbolos que ya existen poniendo a las víctimas en el centro, dignificar el cementerio, cuidar el parque natural en que se enclava el conjunto, etc.

Tampoco lo veo. El Valle no deja de ser una mastodóntica cruz levantada a mayor gloria de un dictador. En otras palabras, es un monumento hecho por una dictadura filofascista para demostrar su victoria en una guerra civil (3), y así lo interpreta todo el mundo. Además, el susodicho dictador fue enterrado allí. Ambas cosas han dotado al Valle de los Caídos de un carácter simbólico que es muy difícil de desmontar. Intentarlo me parece tan fútil como poner un Centro de Interpretación que diga que el monasterio de El Escorial no fue fundado para conmemorar la victoria de Felipe II en San Quintín sino para honrar a las víctimas de ambos bandos, con la diferencia de que las víctimas de Franco siguen vivas. Yo, a estas alturas, la única solución que veo es usar la dinamita y, si acaso, construir allí otra cosa.

En fin, estamos ante una PNL bastante blandita (supongo que, en caso contrario, no habría conseguido la adhesión de Ciudadanos), y que sin embargo es un avance importante con respecto a lo que ya tenemos. Me temo que se va a quedar aquí: el Gobierno ya ha dicho que de exhumaciones nanai. Como mucho, pondrán algo de dinero para acallar las críticas, y ni siquiera han dicho nada en ese sentido. Las medidas más importantes no se llevarán a cabo hasta que en este país no haya un gobierno de izquierdas.

Eso quiere decir, me temo, que Franco puede darse la vuela y seguir durmiendo tranquilamente.











(1) Ha votado a favor todo el mundo salvo el PP y ERC, que se han abstenido, y una diputada del PP que ha votado en contra.

(2) ¿Una ley que refleja la ideología de sus autores? LO NUNCA VISTO.

(3) El otro día discutí con el community manager de la hospedería del Valle de los Caídos. Me decía que nada de monumento de exaltación franquista: que era un recuerdo a las víctimas. Bien, estoy dispuesto a aceptar que ésa fuera la justificación oficial, pero el verdadero sentido del edificio no se le escapa a nadie.




¿Te ha gustado esta entrada? ¿Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la página de Patreon de Así Habló Cicerón. A cambio podrás leer las entradas antes de que se publiquen, recibirás PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun así sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma página a la derecha tienes un botón de PayPal para que dones lo que te apetezca. ¡Muchas gracias!

6 comentarios:

  1. Sueño con el día en el que un alma caritativa nos haga un favor a todos, vaya ahí, ponga unas 40 T de C4 o similar en los cimientos, grabe en 4K por lo menos como la puta cruz esa se pierde en el cielo hasta quedar en órbita baja y lo suba a YT para que podamos verlo cada vez que tengamos un mal día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delicioso, delicioso terrorismo.

      Eliminar
    2. Dinamita, C4 o similar: muy bien. Si no se cae antes...
      Esa es una de las razones para no poner un centro de interpretación sobre la reconciliación en el Valle, que no se mate alguien allí visitándolo. La otra, igual de importante, es que es mentira. Una mentira que repiten desde 1957, cuando se establece la Fundación del Valle de los Caídos. En 1941, cuando se decreta su construcción, no estaban tan conciliadores. Es interesante comparar los dos documentos.
      Por eso tampoco me parece una buena idea hacer uno sobre el franquismo y el postfranquismo allí: por lo demás, es la metáfora perfecta sobre como funciona el Reino de España.
      Un ejemplo: en 1980 se exhumaron 133 restos humanos de allí para llevarlos a San Adrián, en Navarra. ¿Cómo? Porque Patrimonio Nacional dijo que sí. Y los monjes de la abadía también de acuerdo.
      El mismo Patrimonio Nacional-¿no te parecería interesante como tema para el blog?- que pone toda clase de obstáculos para cumplir una sentencia de un tribunal de San Lorenzo de El Escorial que ordena que se recuperen del Valle los huesos de los hermanos Lapeña, y los mismos monjes que no han dejado que se compruebe si están en el columbario en el que se supone que están. Parece que habrá un segundo intento, y ya veremos qué pasa.
      Es decir, que no tenemos equilibrio ni división de poderes. Hay intercambio de favores.

      Eliminar
    3. Pues sí, porque es que encima está cayéndose a trozos. Y está claro que el Valle primero arranca como un monumento triunfalista y luego viene la retórica de la "reconciliación". Je.

      Eliminar
    4. A ver si ha habido ya un sabotaje desde dentro. ¿O habrá sido incompetencia? ¿Estuvo realmente años cortada la corriente eléctrica que ralentiza la corrosión del acero galvanizado de la cruz? Es lo que cuenta Fernando Sánchez Castillo en Formas emergentes de la memoria social en el espacio público (min. 44:09-45:24) pero no sé si creérmelo.
      En todo caso, su constructor afirmaba que iba a durar mil años: pues ya queda menos.

      Eliminar
    5. Jajajajajaja. Molaría tanto... :p

      Eliminar